21/05/2018
RUSIA 2018

Un neuquino al mundial

Para los no tan futboleros (y para los distraidos), les presentamos a Marcos Acuña, el zapalino que integra el equipo convocado por Sampaoli.
Un neuquino al mundial

“Fue en Aluminé, yo estaba jugando un torneo provincial con mi equipo, Olimpo. Era un partido normal, y todavía faltaba mucho para que terminara. De repente, el árbitro lo paró, y no sabíamos por qué. Se me acercó, me preguntó mi nombre y seguimos jugando. Yo no entendía nada. Después del partido, se acercó y le dijo a mi entrenador que había anotado mi nombre porque yo iba a llegar lejos, estaba seguro de que, de grande, la iba a romper. Así que después, para agradecerle, le regalé el short, que era negro, no tenía nada, ni una estampa. Y nunca más lo volví a ver”. Marcos Acuña es el que cuenta esa historia que sucedió cuando tenía apenas 12 años.

Marcos Javier Acuña, alias "Huevo" por los chichones que, de chico, se hacía en la cabeza, se va a Rusia. Se va a jugar el Mundial de Fútbol, vistiendo los colores de Argentina. Es el primer neuquino en vestir la celeste y blanca y competir por la copa más deseada por los amantes del balompié.

Pero quién este muchacho que ya hizo historia en el fútbol neuquino?

En una entrevista que le hicieron para el desaparecido diario El Gráfico supo contar: "Arranqué en el fútbol con un señor que se llamaba Raúl, jugando en un campito, a los 4 años. El viento molestaba mucho. Las piedritas se levantaban y te pegaban en la cara, pero cuando sos chico no te importa el viento ni nada. Tenés ganas de jugar siempre. Después me pasé a un equipo del barrio: Olimpo. El entrenador vivía cerca de la casa de mi abuela; entrenábamos en la Escuela 114, donde yo iba. Fui pasando etapas en Olimpo y después jugué un provincial al que me llevó el que terminó siendo el técnico de mi siguiente club, Don Bosco, y ahora es mi mejor amigo: Gabriel Rouret, el padrino de mi hija. Es un tipazo, siempre está cuando lo necesito".

Marcos, a sus 13 años viajó, desde su Zapala natal, 1400 kms para probarse en Boca Juniors y San Lorenzo. Y de allá volvió, con el bolso en el hombro pero con la ilusión intacta. Siguió entrenando y en el 2008 volvió a probar suerte. Pasó por Quilmes, River Plate y Tigre. Pero sería Ferro Carril Oeste el equipo que lograra apreciar su talento. 

De su derrotero por varios clubes y su arribo a la gran ciudad recordaba: "vine a River, Boca, San Lorenzo, Argentinos, Tigre… Era muy difícil quedar, porque en cada prueba había más de 50 chicos. No lloraba, pero me enojaba. Pensaba: “Vengo de tan lejos y casi no me miren…”. Se nos hacía muy difícil venir a Buenos Aires. En Ferro me probé una semana, me dijeron que sí y ahí arranqué. Al principio alquilaba una piecita en Floresta. No estaba mal, pero estaba solo. Y venir de tan lejos a una ciudad tan grande como Buenos Aires se complica. Encima, durante los primeros meses, me robaron tres veces".

Recordaba que esa primera época fue muy dura, "me levantaba a las 5 de la mañana para ir hasta Caballito, y de ahí salía un colectivo hasta Pontevedra. Una vez, me quedé dormido y tuve que tomarme el tren desde Floresta hasta Merlo; y después, un colectivo hasta donde estaba el predio. No conocía a nadie, iba preguntando para saber cómo llegar. De eso aprendí un montón. La gente no sabe el esfuerzo que hicimos para llegar. Detrás de cada jugador hay una historia de sacrificio".

En la temporada del 2014, fue traspasado a Racing Club, y el 27 de julio de ese año debutó con la camiseta albiceleste en un partido por los dieciseisavos de final de la Copa Argentina contra San Martín de San Juan. En ese partido marcó un gol de cabeza, y le dio la victoria a Racing por 1 a 0. Ese año Racing se consagró campeón del torneo transición 2014 cortando una racha de 13 años sin títulos.

Tras tres temporadas en Racing Club, el argentino llegó al Sporting Clube de Portugal a cambio de 10 millones de dólares, en el 2017. Se le designó el dorsal número 9.

Su trabajo, su esfuerzo y sus buenas actuaciones lo llevaron en el 2016 a la selección nacional. Fue convocado por Edgardo Bauza para enfrentar a Brasil y Colombia en las fechas 11 y 12 de las eliminatorias rumbo a Rusia 2018. En el segundo partido ingresó a los 39 minutos del segundo tiempo, haciendo oficial su debut con la selección mayor de Argentina y convirtiéndose en el primer jugador neuquino en defender la camiseta de su país.

El 11 de junio de 2017 vuelve a ser convocado, pero esta vez bajo el cargo de Jorge Sampaoli, para disputar los amistosos frente a Brasil y Singapur. En el segundo partido juega de titular, disputa la mayor parte del encuentro y se gana un puesto fijo en la próxima convocatoria de la Selección de fútbol de Argentina.

Sara, su mamá, fue quien lo alentó a seguir cuando parecía que todas las puertas se le cerraban. Quizás Sara, recorra hoy las calles de Zapala y recuerde a su "Huevo", con la pelota, con los chicos de la cuadra, ese nene que hoy es un orgullo para todo Neuquén.  

Marcos recuerda muy bien de donde viene: “Si bien hay mucho viento, es un lugar muy lindo. Tenés todo cerca: los lagos, Junín, San Martín… Mis viejos se separaron cuando yo tenía 4, 5 años, así que viví con mi abuela y después con mi mamá. Me iba turnando, vivía un poco en la casa de cada una. Allá hice muchos amigos, que gracias a Dios todavía los tengo”.

Vamos Huevo! Neuquén te acompaña! 

 

Neuquén Al Instante

 

¿Qué te pareció esta noticia?
  • Me preocupa
    0%
  • Me gusta
    97%
  • Me da lo mismo
    3%
  • No me gusta
    0%
  • Me da bronca
    0%
Dejar un comentario