29/11/2018
EXTREMO

Caminando cerca del cielo

Un neuquino batió el record de highline urbano en Puerto Madero. Enterate de qué se trata y atentos a la invitación!
Caminando cerca del cielo
Autor : FOTOS: Fx Taverna

Un grupo de arriesgados, o de deportistas batieron un record en su disciplina. Se trata del equipo de highline, que rompieron la marca dentro de la categoría urbano. 

El "highline" consiste en hacer equilibrio en altura sobre una cinta de unos 2,5 cmts de ancho. caminar la mayor distancia posible a la máxima altura posible. Hace unos días, el equipo argentino puso una cinta de 150 mts de largo, y 80 mts de alto, en pleno corazón de Puerto Madero (Buenos Aires). 

Si bien esa caminata es individual y uno se debate ahí arriba entre el equilibrio, el vértigo, el viento y demás factores, la instalación de los elementos, la seguridad de cada integrante y la disciplina en sí misma precisa de un gran equipo para practicarla. 

El equipo que rompió ésta marca, está integrado por más de 18 personas, entre ellos dos neuquinos, Ivan Avaca y Lautaro Arellana. Hablamos con Ivan, quien nos explicó en detalle la importancia de éste record, lo que se viene y de qué va esto de caminar casi tocando el cielo. 

Lautaro Arellana (Neuquén)

El highline es un deporte que se practica hace cerca de 20 años a nivel mundial. En la Argentina, aun es incipiente su práctica pero ya cuenta con muchos osados que les gusta desafiar a las alturas. Ellos caminan sobre una cinta de poliéster, bastante rígida, de 2,5 cmts de ancho. El objetivo es caminar sobre ella, hacer algunas acrobacias, siempre en contacto con la cinta y, por supuesto, sin caerse. Cuentan con un sistema de seguridad en el caso de que caigan, porque sobretodas las cosas "cuidamos nuestras vidas", explica Iván. 

Iván Avaca (Neuquén)

Ivan subraya que una de las complicaciones con las que cuenta el highline urbano, es la burocracia para poder practicarlo. "Hace falta pedir muchas autorizaciones para poder armar y eso sólo no se logra sólo". En esta ocasión el equipo recibió el apoyo de Saturno BA, una productora porteña que apoyó el desafío. 

Cuenta que se inició casi por casualidad. "Hace unos cuatro años pasaba por una plaza donde estaban los chicos de Slackline Neuquén, me dio curiosidad lo que hacían y me acerqué. Ellos me abrieron las puertas y empecé a intentarlo. Iba todos los días a la plaza, comencé probando a 17 cmts de altura del piso, porque uno no arranca a 100 mts.", recuerda. "Me invitaron al Chocón, que es otro lugar donde entrenan. La cinta estaba un poco más alta, eran uno 30 mts de largo por unos 12 mts de alto. Y ahí me dio mucho miedo, pero supe que era algo contra lo que quería luchar y me enfrenté a eso. Desde ese día no dejo de practicarlo, viajo por todos lados haciéndolo, cambié hasta mi forma de laburo para poder ser más independiente y dedicarme completamente al highline".

Ivan no sólo rompió ese record, sino que también rompió la marca en cuanto al estilo, recorrió 150 mts, caminando marcha atrás. Algunos meses antes había alcanzado el record de highline en montaña, al caminar 675 mts en Mendoza. 

Para poder practicarlo asegura Ivan que no hace falta mucho, simplemente con ganas de hacerlo alcanza. "El estado físico se va adquiriendo con el tiempo. Tenés que tener ganas de enfrentar los miedos, a algo nuevo, ganas de autosuperación. Hay que tener ganas de caerse y volverse a parar", explica haciendo una analogía con la vida misma. "Si querés triunfar en el highline tenés que subirte muchas veces y enfrentar al miedo". 

Asegura que nunca se imaginó llegar a batir records, que todo inició como un simple hobby para pasar el tiempo, y ahora se convirtió en una forma de vida, con una gran familia, una red de compañeros de deporte que lo practican, a lo largo de todo el país pero que mantienen contacto constantemente.

El próximo desafío es superarse a sí mismo en el record de montaña. El proyecto consiste en caminar más de un kilómetro entre montañas. La vez anterior no se pudo por cuestiones de seguridad pero cree que esta vez sí será posible y se anima a soñar con los 2 kilómetros. Cuenta que confían mucho en sus instintos, "cuando alguien del grupo presiente algo, hay algo que no le gustó, automáticamente todos decimos que no y armamos algo más corto". 

Mientras tanto, para principiantes y curiosos se viene el 15 y 16 de diciembre el "Monkey Cup 3", una de las pocas competencias a nivel nacional. Será en el Estadio Ruca Che y esperan llenar el parque de cintas. Midline, rode, longline, iniciantes, escalada, telas y todo lo que sea desafiar las alturas, el equilibrio y las propias limitaciones. Una de las demostraciones más interesantes será la "trickline"que consiste en hacer acrobacias y trucos en una cinta tensa a 25 mts de un punto a otro y a 1,80 mts del suelo. "Ellos vuelan, hay algunos monos que saltan 4 mts para arriba de la cinta y vuelven a caer sobre ella y vos decís: cómo giró? También habrá una competencia de quién camina más rápido, con 60 mts de distancia y a correr sobre la cinta", nos cuenta Iván. La entrada es un alimento no perecedero y dejar el vértigo en casa. El resto disfrutar. 

 Neuquén Al Instante

Galería de noticia
¿Qué te pareció esta noticia?
  • Me preocupa
    0%
  • Me gusta
    100%
  • Me da lo mismo
    0%
  • No me gusta
    0%
  • Me da bronca
    0%
Dejar un comentario