24/01/2019
GENERAL ROCA

Con espíritu festivalero

Llega Distrito Festival, para hacer de este un verano verdadero.
Con espíritu festivalero

Bien sabido es que un verano sin festival, no es verano. Afortunadamente hay gente que recoge el guante, labura mientras otros descansan y se mandan tremenda organización de un evento musical ideal para celebrar la vida misma.

En esta ocasión Distrito CC se asoció con el productor Matías Fernández Feldman, para subir la temperatura de este verano agobiante a puro ritmo.

Serán tres días, con tres escenarios en los cuales pasarán más de 16 bandas de distintos puntos del país. Música, aire libre, gastronomía y muestras artísticas es la propuesta, pero el diseño de Distrito Festival tiene varios condimentos que dan para analizar y ponen en evidencia distintos aspectos de la producción Patagónica.

En principio se conformó una grilla donde la mayoría son bandas integradas por mujeres. “Como productores podemos conformar una hermosa grilla y que la gente saque sus propias conclusiones”, dicen desde la organización. Pero lo que queda claro es que el género masculino será minoría en estos escenarios. Aseguran que la respuesta de esa minoría “fue maravillosa, porque son admiradores de todas las bandas que vienen"

“Estamos muy felices de recibir a las Kumbia Queers, hacía tiempo que teníamos muchas ganas de verlas en vivo, como también a Sr. Tomate, dos bandas que se presentarán por primera vez en la ciudad. Y sin dudas Isla Mujeres y Alto Guiso prometen ser shows muy arriba, por suerte hemos logrado una grilla muy poderosa que incluye excelentes djs para que la fiesta sea completa”, se explayan los productores sobre Distrito Festival.

En esta edición vamos a disfrutar de bandas de Rosario, Bahía Blanca, La Plata, Capital Federal compartiendo escenario con bandas del alto valle. Sin dudas esto es lo mejor del formato festival, la comunión que se genera entre las bandas hace que la experiencia sea muy enriquecedora.

 

A propósito de la realización de festivales en la región, Fernández Feldman nos cuenta que el verano pasado dejó un sabor amargo en cuanto a la realización de ese tipo de eventos.
“Durante dos temporadas fuimos parte de un circuito de festivales que habíamos denominado Corredor Patagónico, el cual estaba conformado por Rock al Río (Roca/Fisque), Festilagos (Villa La Angostura), Primer Color (San Martín), Mucho Gustok (Meliquina), Prisma (Bariloche). El año pasado cada festival comenzó a manifestar diferentes dificultades para su realización que terminaron por dar de baja a la mayoría, salvo Festilagos que pudo realizarse con muchísimo esfuerzo ese año”.
Este verano viene con mejor pronóstico ya que lograron recuperar el Primer Color y se realizó el Culturica en Bariloche. Distrito Festival también promete ser parte de ese resurgir festivalero.

Matías explica que tomar la decisión de realizar un festival es muy compleja y es muy sensible a los distintos contextos en los cuales cada festival se desarrolla. "Con el Corredor habíamos logrado coordinar fechas, compartir gastos de traslados, con algunos la parte técnica, pero cuando los eslabones se cortaron fue muy difícil seguir adelante con el proyecto”.

Aclara que se trata de festivales por fuera del circuito mainstream y más precisamente en la Patagonia, donde los costos son muy difíciles de afrontar. “En nuestro circuito se paga más en traslados que en cachets artísticos, y dependiendo del grado técnico de cada festival los costos suelen ser inafrontables. Por esto mismo, la respuesta del público es determinante”.

“No es casualidad que la Patagonia no tenga grandes festivales, lo que sí tiene son fiestas nacionales o provinciales subsidiadas por gobiernos, y pasan a transformarse de fiestas populares a actos de gobierno, por ende no se busca la rentabilidad en ningún ítem. Sin ir más lejos, con el 10% de lo que se destina a un solo cachet en estos eventos masivos se cubrirían los costos de cualquier festival de tres días del Corredor. Por esto mismo los Festivales del corredor son vitales a medida que van teniendo continuidad, porque el público acompaña más y necesita nuevas bandas y estilos por fuera del mainstream. Está claro que si van a depender de los gobiernos para ver shows, siempre van a terminar viendo a los mismos artistas girar por distintos escenarios”.

Matías entiende que lo ideal sería que haya más interacción entre los dos modelos de producción, “las grandes fiestas populares generan un movimiento económico enorme en su zona, esto significa además que los proveedores locales pueden ir reinvirtiendo en su estructura y adquiriendo mayor experiencia en su personal. No es casualidad que hoy podamos realizar festivales en los cuales estemos en condiciones de producir shows de alta complejidad técnica”.
“Mientras puede la gente puede concurrir a una fiesta popular con 80 mil personas donde suenan los hits de la radio, puede ir a otro festival de 1500 personas donde se comparten otro tipo de experiencias”.
“Esta es una de las razones por la cual la escena emergente o alternativa viene ganando terreno tanto en los medios de comunicación como así también en los grandes festivales internacionales. Basta con analizar los line up de los últimos años para encontrarse con muchas bandas del circuito indie/alternativo, no significa que sea bueno, simplemente es un indicador de que la industria no está aportando nada nuevo”.

Como productor de este tipo de festivales, Matías asegura que la experiencia pasa más por otro lado. “Se respira otro aire, se tiene plena libertad desde la producción a lo artístico sin condicionamientos, eso el público lo percibe y lo experimenta. Por algo los festivales alternativos siempre están más allá de lo musical, son espacios donde se expresan ideas libremente y se logra una sana convivencia entre el público, las bandas y la producción”.

En ese sentido, avanza con Distrito Festival y la decisión de dar vuelta el porcentaje, ya que cree que las políticas de género están aún más evidenciadas
“Sin dudas, pensemos cuantos artistas del mainstream no hablan de problemáticas de género o simplemente no expresan su sexualidad porque hay una compañía pensando en cuantos seguidores van a perder. El mainstream fija un contexto en el cual hoy el cupo femenino no llega al 10% anual en los escenarios de todos los festivales del país, no es por casualidad ni por escasez de bandas, es por decisión. Resulta increíble, pero hará falta que sea por Ley para que se logre una equidad de género en los grandes festivales”.

La invitación está hecha para todos. 1, 2 y 3 de febrero Distrito Festival, da vuelta el porcentaje y saca a todos a la pista para bailar con un line up a puro ritmo.

 

Neuquén Al Instante

 

¿Qué te pareció esta noticia?
  • Me preocupa
    0%
  • Me gusta
    100%
  • Me da lo mismo
    0%
  • No me gusta
    0%
  • Me da bronca
    0%
Dejar un comentario