17/03/2020
CORONAVIRUS

Dijo que se "extralimitó" con la golpiza

El hombre que violó la cuarentena y golpeó al vigilador declaró por videollamada y pidieron su detención.
Dijo que se

El personal trainer detenido ayer en Olivos luego de golpear a un vigilador de su edificio que lo había denunciado por no cumplir con el aislamiento ante la pandemia de coronavirus tras haber regresado de los Estados Unidos, dijo este lunes que se defendió aunque reconoció que se "extralimitó" con la paliza, en una inédita indagatoria realizada por videollamada, informaron fuentes judiciales.

Tras la indagatoria, el juez de Garantías 4 de San Isidro, Esteban Rossignoli, convalidó esta tarde el pedido para convertir la aprehensión en detención formal del imputado Miguel Ángel Paz (40) presentado por el fiscal a cargo de la causa, Martín Gómez, quien lo acusó de “lesiones y amenazas”.

“Entiendo que el estado público y el estrépito que ha causado en la población general la noticia de lo acontecido, de no adoptar una medida ejemplificadora, como la que el caso amerita, donde el propio presidente de la Nación ha mostrado su interés particular, conllevaría un caos social, respecto del cual, los operadores del sistema judicial debemos hacernos cargo y actuar con apego a un principio de deber republicano”, argumentó el fiscal en su requerimiento al que accedió Télam.

El instructor judicial dispuso este mediodía realizar la indagatoria de Paz con la modalidad de una videollamada por celular desde la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Vicente López Este al teléfono móvil del imputado en su casa.

Según los voceros, a Paz se le leyó el hecho que se le imputaba, las pruebas colectadas y sus derechos de negarse a declarar, pero prefirió contar su versión de lo sucedido.

"Declaró que estaba arrepentido de lo sucedido y reconoció que se había extralimitado con la golpiza, pero intentó deslizar que se defendió y se sintió agredido por el guardia cuando, tal como se ve en el video, éste lo empujó para sacarlo del puesto de seguridad del edificio", dijo a Télam una fuente judicial.

El mismo informante explicó que Paz aseguró que venía cumpliendo la cuarentena, pero no sabía los alcances del decreto que lo obligaba a permanecer en su casa por haber regresado el jueves de Estados Unidos y que la vez que salió de su domicilio fue por una emergencia familiar con su padre.

"Fui a aclararle los puntos", dijo el imputado ante el fiscal cuando contó que se enteró por los vecinos que el vigilador lo iba a denunciar ante las autoridades.

Por su parte, Gómez consideró que más allá de que los delitos que le imputa son excarcelables, quedó demostrado que Paz no acata órdenes, por lo que podrían existir riesgo procesales cuando se lo requiera para algún trámite de la causa.

“(…) desde la mirada de la población, de no adoptarse una medida con relación al caso concreto y aplicar con rigor y severidad las penalidades pertinentes, ello conllevaría lógicamente un espíritu de impunidad de la conducta que en casos futuros, podría generar graves consecuencias”, sostuvo en su pedido.

El hecho, que quedó grabado por cámaras de seguridad, ocurrió cerca de las 21.20 del sábado pasado en un edificio situado en Rosales 2793, en la localidad de Olivos, en el mencionado partido de la zona norte del conurbano, cuando el vigilador identificado como Gustavo Granucci denunció la agresión por parte de Paz.

Al ataque se produjo en la sala del vigilador, adonde Paz, que es inquilino en el edificio, se presentó visiblemente molesto y comenzó a insultar al empleado de seguridad porque éste le había advertido que no cumplía con el protocolo de sanidad dispuesto por el Gobierno Nacional por el coronavirus para las personas que regresan de viajes de países extranjeros donde circula el virus.

"Vos no estás cumpliendo con el protocolo de sanidad, tomatelá de acá, salí de la guardia", le pidió el vigilador, a lo que el inquilino se rehusó y dijo: "¿Vos querés tener un problema conmigo?"

Entonces, Granucci lo empujó hacia el exterior de la garita, a raíz de lo cual el inquilino le propinó una serie de puñetazos -al menos 20-, en la cabeza y en la espalda, al tiempo que volvió a insultarlo.

En ese momento, el vigilador tomó su teléfono celular y llamó al 911, por lo que intervino personal policial del Comando de Patrullas local, que retuvo al agresor en su domicilio, y el Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) para asistir al denunciante y realizar los controles para detectar el virus Covid-19.

Además de la causa por "lesiones y amenaza" a cargo del fiscal Gómez, a Paz se le inició un segundo expediente en el que interviene el juez federal 2 de San Isidro, Lino Mirabelli, por la posible infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal de la Nación, que contemplan la protección de la salud general y el delito de desobediencia.

El caso motivó la opinión del propio presidente Alberto Fernández, quien dijo ayer en una entrevista radial que con casos como éstos hay que ser "inflexibles" y que "debe pagara las consecuencias de lo que ha hecho".

 

Neuquén Al Instante

¿Qué te pareció esta noticia?
  • Me preocupa
    0%
  • Me gusta
    50%
  • Me da lo mismo
    0%
  • No me gusta
    0%
  • Me da bronca
    50%
Dejar un comentario