12/02/2014

Marcha atrás con el “dólar petrolero”: Lobby crudo

Marcha atrás con el “dólar petrolero”: Lobby crudo
 



 

El gobierno neuquino encabezó las frenéticas negociaciones que ayer apagaron el fantasma del “dólar petrolero”. La solución -sugerida por operadoras y provincias petroleras- será un atraso en el precio del barril que se recuperará en cuatro meses.

De esta manera el gobierno Nacional se garantiza suavizar y dosificar la suba de los combustibles en sus intentos por evitar que la inflación “se coma” la liquidez ganada con la devaluación. Para empresas serán menos ingresos inciales que luego recuperarán. Para las provincias serán menos regalías que se “compensarán” por el alza del cambio oficial.

Para ambos, mantener la dolarización del mercado fue el principal triunfo.

Fue el propio gobernador Jorge Sapag el que confirmó los contactos con el ministro de Economía Axel Kicillof. Dijo que hablaron por teléfono y que el hombre fuerte de Nación acordó no pesificar la industria hidrocarburífero. “Sería muy difícil salir de una pesificación”, dijo Sapag.

Por la tarde, recién llegados al aeropuerto y con caras cansadas, los ministros de Energía y Economía de Neuquén, Guillermo Coco y Omar Gutiérrez, brindaron una conferencia de prensa donde se adjudicaron las gestiones ante nación. Se reunieron con el viceministro de Economía de Nación Emmanuel Álvarez Agis y consiguieron la confirmación de la propuesta irrechazable para las operadoras.

La ecuación aprobada descarta la creación de un cambio diferencial para el mercado petrolero. Además le garantiza a las refinadoras acuerdos con las productoras para que consigan el barril de crudo al valor de noviembre del año pasado durante febrero y para iniciar aumentos que serán de 8,5% sobre aquel valor de referencia en marzo y otras dos subas, para alcanzar los 83 dólares por barril, hasta mayo. Es decir que el barril bajará a 72 dólares y volverá a superar los más de 78 dólares en un plazo de cuatro meses.

Esto fue lo que le confirmó el jefe de Gabiente Jorge Capitanich al senador Guillermo Pereyra quien fue el que canalizó la demanda de las operadoras y las provincias petroleras. Fue el hombre que el gobierno nacional escuchó y quien se movió intensamente para cancelar el ensayo nacional.

Si bien para el aparto negociador neuquino se trató de un triunfo nada dicen de los costos que se deberán pagar por la baja en el precio del barril. Inicialmente la provincia perderá un punto del canon extra de regalías lo que significa más de 11 millones de pesos mensuales. Además a menores valores sobre los que se calculen las regalías también menores serán los ingresos.

Desde el gobierno provincial aseguran que fue el costo a pagar para garantizar un mercado dolarizado que no genere desconfianza en los inversores. Para este año están proyectados 6.000 millones de dólares de inversión. Además agregan que la devaluación permitirá compensaciones superadoras una vez que se recupere el precio del barril.

El petróleo no se pesificará. El lobby petrolero, empujado por el movimiento del gobierno neuquino, pudo imponer sus razones.

Neuquén Al Instante.-