05/09/2015

La semana en Neuquén: Crudo conflicto

La semana en Neuquén: Crudo conflicto
El sector petrolero está en crisis, no es ninguna novedad. Pero esta semana que cierra en la región fue la peor en cuanto a los coletazos de la caída del crudo a nivel internacional y los conflictos internos. Desde hace meses, las empresas internacionales y locales relacionadas con la actividad vienen anticipando la falta de rentabilidad y la posibilidad de despidos.
El conflicto llegó a su punto máximo hace algunos días cuando un grupo, numeroso, de petroleros decidieron no regresar a los yacimientos hasta tener una correcta liquidación de sus haberes. Sucede que las compañías decidieron recortar las denominadas “horas taxi” que significan un 30% del salario.
La medida provocó un cimbronazo dentro del Sindicato de Guillermo Pereyra quien tuvo que pautar reuniones de forma urgente con los directivos. Como generalmente ocurre, el Ministerio de Trabajo de Nación llamó a conciliación obligatoria y exigió a las empresas que regularicen el tema salarial y a los petroleros que regresen a sus puestos laborales.
Las diferencias fueron saldadas pero desnudaron la realidad que vive la actividad en la región. Pese a los grandes anuncios que se hicieron (y que aún continúan) las bondades de Vaca Muerta no son las que se esperaba y la crisis impacta de distintas formas en la economía neuquina.

Sumado a esto, Loma Campana, el principal yacimiento de gas del país estuvo paralizado por un bloqueo de la comunidad mapuche Paynemil que reclama que se realice un relevamiento territorial porque aseguran que tienen tierras dentro del yacimiento. No es la primera vez que la petrolera estatal tiene un reclamo de este tipo.
Hace meses por una protesta similar de los Campo Maripe se inició un estudio territorial donde se evaluaba si las tierras donde opera YPF pertenecen o no a la comunidad originaria.
El resultado tuvo conclusiones cruzadas ya que para la Confederación Mapuche, se pudo comprobar científicamente la existencia de antecedentes históricos y actuales de ocupación del área reclamada. Pero el gobierno, señaló que el único antecedente territorial hallado son 63,8 hectáreas que el mismo Ejecutivo reservó en favor de la comunidad el año pasado.
Con esto, se observa que los conflictos continuarán en tanto el ejecutivo no tome una decisión política respecto al tema. Mientras los directivos de la petrolera informaron que la pérdida por la protesta fue millonaria.
Corte de ruta y asamblea

Cerrando la semana, los gremios estatales anunciaron seguirán con medidas de fuerza. Una nueva mesa salarial sin respuestas provocó el portazo de ATE, uno de los sindicatos que nuclea a los empleados de la administración pública. Para los días que vienen se prevén piquetes en casi todas las rutas provinciales y paros que afectarán distintas dependencias.
Las negociaciones salariales en la provincia suelen ser extensas y desgastantes. La cuerda se tensa hasta que, finalmente, se logra un aumento. Pero el incremento que se otorgó a principio de año modificó la discusión y, ahora, los sindicatos deben presionar por una recomposición para lo que resta del 2015 porque eso es lo que transmitieron a sus asambleas.
¿Pero hasta dónde están dispuestos a llegar? Los meses que quedan son de transición. En diciembre asume un nuevo gobernador que, seguramente, buscará mantener la paz social.
En años anteriores una dilatación como la de ahora hubiera generado, como mínimo, un plan de lucha con paros por tiempo indeterminado. En cambio, por el momento, se dialoga con algunos avances en temas estructurales pero que nada tienen que ver con los salarios. Por su pare, desde el gobierno se mantiene el discurso de que no hay plata. Las semanas que vienen serán decisivas respecto a los compromisos de pago que deberá asumir el ejecutivo para saber cómo quedan las cuentas provinciales para asumir o no nuevos aumentos.
La guerra del agua


Mientras más se acerca la elección a intendente de la ciudad de Neuquén aumentan los cruces políticos. Las acusaciones de la semana sumaron un nuevo capítulos al culebrón entre el actual jefe comunal, Horacio Quiroga y al EPAS.
Esta vez, el Ente Provincial acusó a la intendencia de actuar con “intencionalidad” política en diferentes daños a acueductos. Por su parte, desde la intendencia pidieron al EPAS que se haga cargo de su ineficiencia.
Las diferencias políticas entre el MPN y Pechi se padecen día a día y son los vecinos los rehenes de un tironeo electoral que no terminará. A todo esto, en la ciudad las pérdidas de agua son una postal tanto en el centro como en los barrios.
Judith Calmels
Neuquén Al Instante
Galería de noticia