05/06/2020
PANDEMIA

Encuentran en China cientos de nuevos coronavirus en murciélagos

Un grupo de científicos analizó a miles de animales y destapó una “enorme diversidad” del germen en la naturaleza.
Encuentran en China cientos de nuevos coronavirus en murciélagos

En medio de la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2, un hipotético hermano SARS-CoV-3 podría estar ya agazapado en la naturaleza a la espera de un próximo ataque a la humanidad. Un análisis genético de cientos de nuevos coronavirus encontrados en murciélagos de China alerta de que algunos de ellos tienen “un alto potencial de transmisión entre especies” y apunta al “probable origen” del propio SARS-CoV-2 en una especie regional de murciélagos de herradura.

“Hay una enorme diversidad natural de estos coronavirus”, advierte el ecólogo boliviano Carlos Zambrana, de la EcoHealth Alliance, una organización internacional con sede en Nueva York dedicada a investigar las enfermedades emergentes que surgen de la fauna salvaje y amenazan a la humanidad. Su equipo, en colaboración con el Instituto de Virología de Wuhan, analizó más de 1200 secuencias genéticas de coronavirus encontrados en murciélagos, 630 de ellas nuevas, y confirmó que "el suroeste de China es un centro de diversificación” de estos virus. Allí se da una tormenta perfecta: una gran cantidad de especies de murciélagos —cada una con sus virus característicos—, una alta densidad de población humana y un constante contacto entre personas y animales que incluye cazar y comerse los murciélagos.

“Es muy probable que veamos nuevas pandemias en el futuro”, opina Zambrana. Su organización está en la mira de la administración de Trump por colaborar con el Instituto de Virología de Wuhan, acusado sin ninguna prueba de haber fabricado el SARS-CoV-2 en sus laboratorios. El nuevo estudio lleva la firma de Shi Zhengli, una reputada viróloga china —conocida como "Batwoman" por sus pioneros trabajos con murciélagos— que sufrió una campaña de acoso tras ser señalada como “la madre del demonio” en las redes sociales chinas. “Es una lástima que científicos que están tratando de salvar nuestras vidas estén recibiendo amenazas”, lamenta Zambrana.

El equipo de científicos de la EcoHealth Alliance y el Instituto de Virología de Wuhan tomó muestras de miles de murciélagos de una quincena de provincias chinas entre 2010 y 2015. “Cuando atrapamos un murciélago, casi siempre da negativo a coronavirus. Para encontrar un positivo tenemos que muestrear cientos”, explica Zambrana. Los científicos no analizaron el genoma completo de cada virus, así que las 630 nuevas secuencias genéticas publicadas ahora no se corresponden necesariamente con 630 nuevas especies de coronavirus, aunque el ecólogo boliviano cree que posiblemente se trata de “cientos” de patógenos desconocidos hasta ahora.

“El animal que transmitió el SARS a los humanos fue la civeta en un mercado de Guangdong. El reservorio conocido del MERS es el dromedario. En el caso del COVID-19 se desconoce. No se documentó ni una sola transmisión de un coronavirus de murciélago a personas”, recalca Echevarría. A su juicio, concentrarse en los murciélagos “desenfoca la búsqueda de la fuente de las pandemias en otras especies de fauna silvestre”. Algunos expertos, como el virólogo alemán Christian Drosten, señaló a las granjas peleteras chinas, con miles de animales hacinados que facilitan la evolución de los virus, como posible origen de la pandemia. Echevarría recuerda que un comité científico de Eurobats —el acuerdo europeo para la conservación de los murciélagos— recomendó extremar las precauciones en las cuevas para evitar la transmisión del SARS-CoV-2. “La razón es la contraria a la que tenemos en la cabeza: el temor es que los humanos podamos contagiar el virus a los murciélagos, no al revés”, remacha.

 

Neuquén AL Instante.-

 
¿Qué te pareció esta noticia?
  • Me preocupa
    50%
  • Me gusta
    0%
  • Me da lo mismo
    0%
  • No me gusta
    0%
  • Me da bronca
    50%
Dejar un comentario