sábado 28 de enero de 2023

Cabernet Franc

Del Val del Loire a la mesa de los argentinos, Monsieur Cabernet Franc

Cada 4 de diciembre, en todo el mundo se celebra el Día del Cabernet Franc, a variedad originaria del sudoeste de Francia, muy extendida en la zona de Burdeos y el Valle del Loire

Del Val del Loire a la mesa de los argentinos, Monsieur Cabernet Franc
lunes 05 de diciembre de 2022

En la Argentina está plantada desde mediados del siglo XIX, pero es en la década de 1990 que comienza a expandirse con el propósito de contar con una cepa que proporcionara fuerza en los cortes. De las 70 ha plantadas en ese momento, hoy se estiman cerca de 1350 ha y alrededor del 50% del total se encuentra en el Valle de Uco, en Mendoza.

Originalmente el uso del Cabernet Franc a nivel nacional era exclusivo en blends tintos, acompañando a otras cepas tales como malbec, merlot, cabernet sauvignon; pero con paso del tiempo se convirtió en una cepa muy solicitada, con características que la destacan y la hacen única. Andrea Ferreyra, jefa de enología de La Celia, reconoce que esta cepa se adaptó muy bien al terruño argentino, y que en el país se están elaborando grandes exponentes. A su vez, muchos consumidores la eligen por su sabor vibrante en boca y su frescura.

Sus varietales nacionales de alta gama –con el pionero Bianchi Particular Cabernet Franc a la cabeza- avanzan con su calidad y expresión entre los amantes del vino.

¿Qué es el Cabernet Franc?

La cepa Cabernet Franc es una de las más plantadas en el mundo. Junto con las variedades Cabernet Sauvignon y Merlot, confirman el tridente del famoso “corte bordelés”, el blend tinto típico del terruño de Burdeos. Sin embargo, en muchas otras regiones francesas –y muy especialmente en el Val del Loire (Valle del río Loira)- también se vinifica solo desde hace siglos.

¿En dónde se produce?

El origen del Cabernet Franc se sitúa en la región de Loire, en el centro de Francia. Se cree que este cepaje se extendió hacia la zona de Libourne, al suroeste del país, en algún momento del siglo XVII, cuando el cardenal Richelieu transportó esquejes de la vid desde el valle del río Loira.

Actualmente, los Cabernet Franc franceses gozan de fama y prestigio mundial, sin embargo, el cultivo y vinificación de esta variedad se expandió por el mundo desde Italia, España, Hungría, Eslovenia y Bulgaria hasta China y Kazajistán. En el Nuevo Mundo, se encuentra de forma escasa en Australia, Sudáfrica, Chile y Nueva Zelanda.

En Argentina, si bien en el pasado el Cabernet Franc solía ser una cepa que se usaba para agregarle a un blend una nueva capa de aromas y sabores -e incluso un toque de su frescura natural-, en los últimos años pasó a ser elaborado como varietal por bodegas y productores de los distintos terruños argentinos.

Características del Cabernet Franc

Tanto en el Viejo Mundo como en la Argentina, el Cabernet Franc es una suerte de conjunción entre los taninos firmes y las pirazinas del Cabernet Sauvignon, y la fruta delicada y las especias del Merlot. Lo que sí ostenta como diferencia es que, sin tener menos potencia tánica ni estructura, presenta una frescura natural en boca, básicamente dada por las notas silvestres, como mentolada, a eucalipto. Ahí es donde reside su principal encanto junto a su delicada austeridad, ese atributo que raramente lo hace voluptuoso.

Sus vinos son delicados y rústicos a la vez. Se distinguen por sus notas a fruta fresca, principalmente ciruelas y cerezas, y un poco de sotobosque que le otorga su toque característico. Sus ejemplares son amables, equilibrados y sumamente interesantes.

 

Continuá la nota: https://gurmeteando.info/contenido/

SEGUÍ LEYENDO
Últimas noticias